El Pomelo y la sal como aliados en la limpieza de la casa

Consejos

Utilizar pomelo y sal como sustitutivos de nuestros limpiadores habituales para el hogar es una opción tan económica como eficaz que debes conocer. Es sorprendente cómo estos dos ingredientes pueden ayudarnos en las tareas del hogar como el mantenimiento de la limpieza en la cocina y en los baños.

Desinfectar la bañera

El baño es uno de los lugares que más se ensucian en las casas y el que es más propenso a coger bacterias.

Por eso, para limpiar la bañera os podemos recomendar una sencilla receta.

Con un pomelo, agua caliente y 150 gramos de sal tendremos un desinfectante perfecto. Para elaborar la mezcla  hay que poner en una bandeja de plástico la sal, para después, abrir el pomelo por la mitad y, sencillamente, empapar cada parte con una buena cantidad de sal.

A continuación ya podemos empezar a fregar las paredes de la bañera. De este modo, retiramos la suciedad e higienizamos el material a la vez que neutralizamos posibles bacterias.

Una vez hayas fregado toda la bañera, deja caer el agua caliente unos segundos. El resultado es sensacional.

Retira el mal olor de tus camisas

Este truco nos va a ser de gran ayuda. En ocasiones, incluso habiendo lavado una camisa en la lavadora, hay veces en las que queda olor en la zona de las axilas.

No sabemos qué hacer, puesto que, si colocamos el detergente de forma directa en esta zona, puede acabar retirando el color y echando a perder esa prenda de ropa.

Pues para eliminar ese mal olor de las camisas y garantizar que el color no se vaya, podemos limpiarla con pomelo y sal.

Solo necesitas 2 pomelos y sal (150 g). Para prepararlo, llenamos un recipiente con agua tibia, no caliente. En la zona de las axilas de la camisa aplicaremos un poco de sal y, a continuación, frotaremos con medio pomelo estas zonas durante unos minutos.

Después, solo tendremos que dejar en remojo durante una hora esa camisa en compañía de los 2 pomelos abiertos por la mitad y de ese puñadito de sal.

Limpia tu microondas con pomelo y sal

El microondas es uno de los electrodomésticos que más se ensucian en la cocina. Por esta razón, es una de las zonas de la cocina que más bacterias pueden llegar a acumular.

Pues bien, con agua, pomelo y sal, podemos hacer que su limpieza sea más fácil. Solo necesitas un vaso de agua, el zumo de un pomelo y 10 gramos de sal.

Para prepararlo solo tienes que echar todos esos ingredientes en un vaso y meterlo en el microondas.

Caliéntalo durante 1 minuto a alta temperatura y verás cómo, al finalizar, solo tendrás que pasar un paño para retirar de forma más rápida toda suciedad.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*