Cómo sacarle el mayor partido al membrillo. Fruta, dulce, postre…

Alimentación Salud

El membrillo es una de las frutas más típicas del otoño. Una fruta que todos asociamos al dulce que se elabora con él y que es la forma más habitual de consumirlo ya que no se puede comer crudo porque la pulpa es muy dura. Por eso se suele asar o cocer.

Por su delicioso olor, se suele usar para acompañar carnes, sobre todo en forma de puré.

Propiedades del membrillo

Esta fruta, típica de la estación de otoño, se caracteriza por su forma ovalada, piel lisa de color verde amarillento y pulpa fibrosa y aromática. Se trata de una fruta con un sabor bastante ácido y áspero, de ahí que no se suela consumir crudo o al natural, sino en forma de pasta o carne de membrillo.

Entre las muchas propiedades nutritivas del membrillo, destaca que 100 gramos de membrillo tienen tan solo 25 calorías.

La escasa presencia de azúcares y menor aún de proteínas y grasas del membrillo justifican su bajo aporte energético: 100 gramos de membrillo proporcionan cerca de 25 calorías. Al añadirle azúcar para hacer el suculento dulce de membrillo, su valor calórico aumenta notablemente.

En cuanto a su aporte vitamínico y mineral, el membrillo contiene pequeñas cantidades de vitamina C, vitamina A y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6). Sin embargo, como es habitual someterlo a cocción, el aprovechamiento de las mismas no es relevante.

Aunque el potasio es el mineral que más abunda en su composición, el membrillo también aporta fósforo, magnesio y calcio en menor proporción.

Las sustancias que le confieren al membrillo sus propiedades saludables son la fibra soluble (pectinas y mucílagos) y los taninos, gracias a los cuales produce un ligero efecto astringente útil en caso de diarrea. Además, el ácido málico, presente en el pigmento vegetal que le otorga su sabor, contribuye a la eliminación de ácido úrico.

membrillo

Bueno contra el colesterol y la hipertensión

Aparte de desempeñar un papel destacado como regulador intestinal, la pectina resulta adecuada para reducir o disminuir los niveles elevados de colesterol en sangre. Por tanto, consumir membrillo de manera regular no solo resulta beneficioso para estimular el peristaltismo o los movimientos intestinales, sino también para disminuir la absorción del colesterol.

Asimismo, por su alto contenido en potasio y bajo en sodio, el membrillo es especialmente recomendable en caso de hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares. De igual forma, quienes sufren retención de líquidos pueden beneficiarse del consumo de membrillo.

Dulce de membrillo, una receta deliciosa

Como no podía ser de otra manera, os tenemos que dejar la sencilla receta del dulce de membrillo. Sencilla y con un resultado delicioso, hará las delicias de los más golosos. Para preparar dulce de membrillo en casa necesitaremos tan solo dos ingredientes: 1 kilogramo de membrillo (unas 3 unidades) y 800 gramos de azúcar integral.

Hacerlo es tan sencillo como seguir estos pasos:

Pelar, cortar en cuartos la pulpa de los membrillos y poner a cocer en agua hasta que estén tiernos pero enteros.

Una vez cocida y tamizada la pulpa, la llevamos nuevamente al fuego. En cuanto rompa a hervir se le añade el azúcar (el mismo peso de azúcar que de pulpa de membrillo)

A continuación se cuece a fuego moderado durante unos 25-30 minutos, removiendo de vez en cuando.

Y ya para finalizar, se coloca el dulce de membrillo en los moldes o recipientes elegidos y se deja enfriar.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*