Cómo cuidar tu cabello con productos naturales

belleza consejos de belleza

Además de las habituales rutinas de cuidado del cabello, en ocasiones podemos necesitar cambiar los productos con los que lo tratamos.

Los químicos con los que se elaboran los champús y acondicionadores que todos usamos a diario, en ocasiones suelen dañar nuestro pelo. Por eso, siempre es aconsejable conocer la manera con la que nos pueden ayudar los productos naturales a mantener un cabello en perfectas condiciones y sin sufrir daños.

Aloe Vera para cabellos normales.

Por todos es conocido que el Aloe Vera tiene múltiples propiedades y cómo no, también puede ayudar a tu pelo.

Con esta receta (para cabellos normales, nunca para cabello graso o seco) tendrán un cabello sedoso y brillante tras una semana de uso.

Necesitas 100 ml de champú de miel, 200 ml de zumo de aloe y 2 cucharadas de whisky. Solo tienes que mezclar los 3 ingredientes y revolver con energía. Consérvalo en una botella, en la oscuridad durante 6 meses y luego utilízalo.

Acondicionador casero para un pelo suave.

Suena raro, pero una forma rápida y sencilla de usar un acondicionador casero es frotar el cuero cabelludo con mayonesa durante cinco minutos, antes de usar el champú. Posteriormente lava bien el pelo y verás los resultados.

Mezcla de miel para restaurar una melena castigada. 

Mezcla una cucharada de miel, dos yemas de huevo, una cucharada de yogur y una cucharada de agua tibia y aplica con un ligero masaje en todo el cabello.

Después, envuelve la cabeza con papel de aluminio. Espera 20 minutos y enjuaga con abundante agua tibia. Notarás la diferencia y un pelo más reparado.

Aguacate como nutrición para el cabello.

Otro de los frutos que nos da la naturaleza y que cada día nos sorprenden más con sus propiedades es el aguacate.

Elabora tú mismo en casa una crema con este fruto para que sus raíces se fortalezcan y crezca más rápido.

En un recipiente tritura un plátano y un aguacate bien maduros. Esta mezcla debes distribuirla por tus cabellos masajeando ligeramente, cubre con un paño y deja reposar por 15 minutos. Luego puedes enjuagarte con abundante agua y lavarte como siempre. Repite semanalmente.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*